La práctica religiosa en tiempos de pandemias.

Image for post
Image for post

La actual crisis sanitaria internacional ha puesto en evidencia de forma palpable las carencias sanitarias en la mayoría de los países. España, el más sacudido junto con Italia por el coronavirus en el momento de escribir estas líneas, está sufriendo en su prestigiosa red asistencial un colapso prácticamente total. Qué decir de los países con menos recursos y de aquellos que arrastran economías de subsistencia, gran parte de los países africanos, etc.

Con independencia de valoraciones políticas y técnicas, cabe destacar un tercer ámbito que atañe a buena parte de la población: la práctica religiosa.

Así, las medidas de confinamiento decretadas por algunos gobiernos europeos, de Oriente Medio y del Magreb, inciden directamente en la práctica de la religión: cancelación de rituales, supresión de misas, cierre de mezquitas, sinagogas y otros templos para la oración en comunidad, etc.

De forma paralela, se ha observado la ´desobediencia` a estas normativas por parte de algunos grupos -ciertamente minoritarios- y de algunos líderes cristianos, también de sacerdotes católicos e imames y ulemas en el ámbito del Islam.

El discurso de esas personas que, no lo olvidemos, llega a mucha gente puesto que se divulga desde un criterio de autoridad, se sustenta sobre la “voluntad divina” de esta pandemia y la protección que Dios ofrece a todos los que siguen con su práctica, importando poco las valoraciones científicas y sanitarias realizadas por expertos y autoridades gubernamentales.

En España, hemos visto las andanzas de algún cura con unos cuantos fieles seguidores en procesión por las calles, con el Santísimo y rezando el rosario u otros oraciones, bajo el pretexto de que así se protegía a la población. En los Estados Unidos, tele predicadores evangélicos braman contra las cuarentenas y confinamientos, en algunos países latinoamericanos los propios líderes políticos para protegerse se amparan en una medalla religiosa e invitan a sus conciudadanos a hacer lo mismo. En Marruecos, más de un imán ha vociferado contra los decretos del gobierno que prohiben abrir mezquitas y rezar en grupos, además de cerrar el espacio aéreo, marítimo y terrestre. En Egipto algunos teólogos musulmanes divulgan la idea de que es ´harán` (prohibido), no ir a la mezquita para hacer la oración principal de los viernes,… en fin, la lista es muy numerosa.

En definitiva, esta crisis sanitaria que también se convertirá en económica y estructural, está sacando a la luz una vez más la gran diferencia entre creyentes de una misma religión a la hora de abordar nuestra relación con Dios, la práctica ritual y el mensaje teológico y político que subyace bajo esa práctica.

Todo ello también implica analizar el binomio ciencia y fe, y cómo la ciencia debe tener prioridad en el ámbito social por encima de las prácticas religiosas de tal o cual grupo, colectivo o comunidad religiosa, cuando se trata de proteger la vida de la humanidad por encima de creencias, ideologías y países.

En este sentido, la ciencia ofrece argumentos basados en la evidencia científica que nos indican las medidas a tomar para evitar una mayor mortalidad de seres humanos. Los medios de comunicación están bombardeándonos desde hace unas semanas con información sobre todo lo que atañe a la pandemia, el coronavirus causante, los síntomas, las proyecciones epidemiológicas, las medidas de contención obligatorias para frenar su extensión y mortalidad, los planes relativos a nuevos medicamentos, terapias y vacunas,… en suma, todo un arsenal informativo que se comparte también por Internet, redes sociales y otras aplicaciones. Quiero decir con esto que hoy todo el mundo está al tanto del problema, de sus consecuencias y de las formas de luchar contra la enfermedad.

Por supuesto abunda lo contrario: desinformación basada en divulgar teorías no demostradas, conspiraciones, bulos, engaños, fraudes… lo peor de la condición humana. Y, en paralelo a toda esa información, la divulgación vía mensajería y redes sociales de todo tipo de cadenas de oración, rezos a santos, peticiones de lo más diversas, misas en directo y en diferido, “dirección espiritual” y un largo etcétera, como si los creyentes por sí solos no pudieran entrar en comunión y oración con la divinidad en estos tiempos que corren, sin necesidad de esos mensajes que nos recuerdan épocas pasadas de angustia y superstición.

Por ello es muy importante que los líderes religiosos de las distintas tradiciones religiosas ofrezcan mensajes claros y contundentes y no den pié a la especulación ni a las interpretaciones sesgadas.

En el ámbito católico, el papa Francisco y algunos cardenales y obispos tranquilizan a los creyentes y ofrecen posturas razonadas a la luz de criterios científicos. Otros se mantienen en silencio o siguen invitando a abrir los templos para rezar “con las debidas precauciones”, posturas que se me antojan anticristianas por la carga de egoísmo que conllevan y el caso omiso que entrañan para seguir las disposiciones legales durante los confinamientos en casa, con el consiguiente riesgo de incrementar el número de personas contagiadas, etc.

Otro tanto se puede decir en el ámbito islámico. En la mayoría de los países se decretan los confinamientos y se obliga al cierre de mezquitas y otros edificios para el culto. Marruecos ha ido por delante en este sentido, como ya he referido más arriba, acogiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y señalando la dirección correcta a otros países más laxos a la hora de aplicar confinamientos. Aun así, una parte nada despreciable de la población ven estas medidas como imposiciones exageradas.

Uno de los cambios significativos que se producirá después de superada esta crisis -y como advertencia de otras más graves que puedan sobrevenir en el futuro- nos afecta a la forma de relacionarnos, no solo en este ámbito religioso sino en todos aquellos aspectos de la vida pública: trabajo, concentraciones deportivas, espectáculos, educación, ocio, tiempo libre…

Es una buena ocasión para profundizar en la importancia de la ciencia, principalmente por aquellos sectores de la población ajenos al desarrollo científico y tecnológico. Es fundamental que desde los ámbitos cristiano y musulmán se impulse (por citar las religiones con mayor número de creyentes en el mundo) estos estudios y su importancia para la teología de las religiones, la dogmática, la liturgia, el tafsir, el fiqh, la aqida, el hadiz y otras ciencias del islam,… se reflexione y se divulgue el estudio transversal de la relación ciencia y fe, y ciencia y religión, para superar de una vez por todas prácticas que pertenecen más a la esfera mágica que a la Revelación de Dios y su interpretación y puesta en práctica en pleno siglo XXI.

Written by

Transforma tu cuerpo entero en visión, hazte mirada. (Rûmi) | Email: yelua@yahoo.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store